martes, 28 de abril de 2009

"De cuando Aldo visitó a Amapola" (PARTE 3)


-Bueno cuéntame, que tal ¿Cómo te recibió la cuidad?
-La verdad no pensé que vivieras en un lugar tan bello, siento esto como un sueño, aparte del sueño que tengo, pero por ti aguanto todo.
-No cambias ¿Cuéntame como es eso que saliste peleando de tu casa?
-La verdad ¿A que madre le agradaría que su hijo valla por una mujer que nunca a tocado hasta Buenos Aires? A la mía no. La verdad poco me importa, tengo 24 años y ya puedo hacer de mi vida lo que me da la gana ¿No crees?
-Tienes razón. Tu sabes que ahora estoy sola, y me salí de mi casa por por los mismos motivos. Mis padres se metían mucho en mis cosas, y eso la verdad no me agrada.
-Pero, por lo que veo tu tienes mas ingresos que yo. Mírate, mira tu departamento, ya quisiera vivir así. Tu sabes que soy un pobre aprendiz de abogado, que esto no es lo mío, que cuanto hubiera dado por estudiar Literatura, pero ya me ves. Te acuerdas cuando te dije que nadie en la vida seria lo que realmente desea, pues aquí me ves.
Miro sui reloj y vio que eran las 2 de la mañana ¿A que hora había llegado el vuelo? Recordó que su reloj tenia hora peruana, y se acordó que había 3 horas de diferencia. Entonces ¿Eran las 5 de la mañana?
-Aldo, no estas en Perú, tu no te preocupes por la hora, la que tiene que ir a trabajar soy yo. Mira hay solo una cama, que te perece si dormimos juntos, se que no me harás nada, mas bien cuídate de mi.
Entraron a una habitación que era igual de majestuosa que la sala. Había una cama y dos mesas de noche con una pequeña lámpara cada una que alumbraba al techo.
-Me voy a vestir –dijo ella- no te incomodas si sales un rato.
-Claro, y aprovecho para vestirme afuera.
Al salir Aldo imaginó a Amapola mostrando su cuerpo a las cuatro paredes de de su habitación, aquella mujer que desde tan lejos vino a visitar. Amapola. Miró las ventanas de su sala y al abrir las cortinas vio el cielo bonaerense, muy diferente al limeño, al gris de la cuidad, de aquella cuidad en agonía, que se pudre con sus habitantes
-Piensas dormir afuera?
-Ya voy
Al entrar vio a Amapola con una pijama de gasa, transparente ¿Lo estaba seduciendo? No. Recién conocía a Amapola y era técnicamente imposible que pasara Aldo entre ellos ¿Pero tu quieres? No te engañes. La verdad, no, pero hay algo en ella que lo atrae, que lo hace imaginar que podría ser el hombre más feliz y dichoso de la tierra si pudiera poseer esa mujer. Al esta noche no podrás dormir, y menos una mujer así al lado

5 Reacciones pervertidas:

NeO dijo...

que se le mande como quien no quiere la cosa!

oe hazlos mas largos px....que dejas con los crespos hechos...jum!

Omar dijo...

No seas malo pz... !
Siempre nos dejas con las ganas...
Bueno, pero creo que en eso esta el gusto, con ganas esperare la 4ta parte..
No creo q pase lo que me estoy imaginando...
Nooo...
Mejor espero nomas..
Saludos..

Juaneca* dijo...

grrr! chesss siempre dejando con la curiosidad, tu estilo Perver!
Si yo fuera hombre y tengo a una tipa así insinuándome otra cosa... fiufiu aii mi dios xD
Perver, continuación! porfa .__.

VANESSA V.C. dijo...

alucinaantee! que loca la historia ¿cuantas partes tendrá?, supongo que explicarás proque la chica es así.
Xvre la forma en que escribes, saludos

Juaneca* dijo...

Me he vuelto adicta a tus cuentos pervertextualongos o__o

 

"Amor de medio tiempo" Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo