viernes, 11 de marzo de 2011

"Invierno" (1ra parte)


Cuando la señora Lewis vio el auto acercarse sabia lo que se avecinaba, solo se inmuto a avisar a su marido que venían por él. Los dos hombres bajaron del auto negro y antes que tocaran el timbre ella les abrió la puerta.

-No se preocupen ya sé a que vinieron. Ahora aviso a mi marido de su presencia.

- Esta bien, pero no demoren.

La señora Lewis subió las escaleras y con los ojos llenos de lágrimas entro a su habitación y vio a Jack ya alistado,

- No llores mujer, regresare.

- No mientas Jack los dos sabemos que eso no es cierto. No regresaras.

- Mujer haré todo lo posible.

Jack y Penny llevaban casados 5 años y durante ese tiempo nacieron sus dos hijos. Michael y Ginny. Michael tenía 5 años y Ginny 7, y durante todo ese tiempo ellos habían sido lo único que loa animaba a salir adelante. Jack se levantaba todos los días temprano y se dirigía al granero a recoger sus herramientas para cultivar la pequeña granja que tenían que los mantenía.

Cerró los ojos y vio a sus dos hijos corriendo por el campo, les gustaría verlos crecer y acompañarlos a las fiestas, que sean tan buenos en la música como lo fue él en algún tiempo. Michael seria un buen cantante, cuando Jack tocaba la mandolina siempre improvisaba alguna letra según el estado de animo en el cual el se hallaba sumergido, a pesar de ser un niño tiene muy claro lo es la vida, lo es con 5 años levantarse cuanto a su padre y ayudarlo en las labores del campo.

Jack los volvió a abrir y vio a Penny llorando. Sus rostro claro era lavado por las lagrimas de la mujer.

-Tranquila acompáñame, esos hombres deben estar apurados.

Un día antes Jack había alistado todas sus cosas, puso la poca ropa que seguro iba a necesitar y una vieja armónica que su padre le regaló. Se despidió de sus hijos en la noche y los besó como nunca antes. Quizá esa seria la ultima vez que los vea. Sus hijos sospechaban que algo pasaba.

-Pasa algo malo padre.

-Mañana quizá me valla de viaje, quizá sea un viaje largo.

-Pero volverás ¿No es cierto?- pregunto Ginny

- No lo sé.

- Tiene algo que ver con que pasaron por la radio, no es cierto.- dijo Michael.

- Bueno chicos es hora de dormir mañana será un día largo y tiene que dormir. Rápido acuéstense que apagare la lámpara.

Jack bajo las escaleras y sintió ese frió que siente todas las mañanas al bajar al campo, pero esta vez el frió era mas intenso, llegaba con una brisa helada desde las montañas, que a decir verdad no estaban muy lejos de ahí.

Cuando llego al primer piso vio a los dos hombres parados esperando. Beso a su mujer. Los 2 tenían uniforme militar. “No tengas miedo te amo”. El mayor tenia la un uniforme azul marino llevaba gafas. “Lo sé, pero te amo”. El otro aun joven llevaba el cabello corto y un uniforme color tierra. “Regresare comprende lo haré por los chicos”. Jack Lewis, cierto. “Te escribiré todos los días”. Si señor Jack Lewis. “OK mi amor esperare tus cartas”. Supongo que sabe para que vinimos. “Amor solo te pido cuida a los chicos, y si algún día me pasa algo, diles la verdad”. Si señor lo sé. “Procura regresar Jack, eres lo mejor que me ah pasado en la vida, tu y los chicos”. Bueno entonces no tengo más alternativa que decirle que suba al auto. “Lo sé Penny, tu y los chicos también son lo único que tengo, no se que seria de mi vida sin ustedes”. Puedo despedirme de mi esposa antes? “Penny es hora me tengo que ir”. Pero que sea rápido por favor. “Bésame”. Esta bien. “ Adiós Penny”.Sabe hombre, el país agradecerá su valentia.

Esta pequeña historia fue escrita en una cabina a la cual suelo ir cuando me siento solo, y la terminé mientras escuchaba Bohemian rhapsody - Queen.

1 Reacciones pervertidas:

NeO dijo...

El pata era militar, no??

oye, pever, esta genial tu plantilla!. Esta genial.

Te invito a mi otro blog: http://palabrasenlaweb.blogspot.com

 

"Amor de medio tiempo" Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo