domingo, 27 de marzo de 2011

"Rebeca, 4 años despues"

-Aldo levántate, ya es hora.

-Ahí voy.


Me levanto y corro a la ducha tengo menos de 15 minutos para bañarme cambiarme y tomar desayuno. Recuerdo que una vez tenía tanto sueño que me quedé dormido en la ducha y mi madre pensaba que me había suicidado, bueno al final desperté con gripe y más sueño.


Salgo apurado me acomodo la corbata y los pocos cabellos que me quedan, sé que la veré hoy y que como todos los días nos miraremos, y nos besaremos. Limpio mis lentes y me los coloco, levanto el brazo la combi para y trastabillando logro subir, trato de coger un asiento al final, abro el libro y empiezo a leer “Espero que suba aquella chica que me gusta mirar”. El camino no es largo, paso por algún que otro descampado y luego el colegio.


Miro mi celular y son 8:10. Otra vez tarde. Corro y logro ver que la puerta aun no ah sido cerrada, cierro los ojos y corro lo más rápido que puedo, cuando los abro de nuevo veo que estoy en la puerta del salón. Veo. No hay nadie solo Rebeca sentada con un cuaderno abierto.


-Hola, ¿Qué tal tu fin de semana?


-Bien, todo tranquilo y tu?


-Bueno igual aburrido, leyendo uno que otro libro.


-Cuando no tu. Me siento a su lado y siento el olor de su perfume, es el único perfume que no activa mi alergia, me gusta acércame y verla de cerca. Ella sabe que la deseo, su mirada me lo dice, sus labios delgados.


-Que paso, donde están todos?


-No recuerdas tonto, hoy toca taller.


-¿Por que me miras así?


Sabes lo que quiero Rebeca te quiero a ti, quiero besarte. Tocarte. Oprimir mi pecho con el tuyo sentirme amado por un par de horas, aunque tengas enamorado y juegues conmigo como lo haces siempre, tu eres el motivo de que haya esto todo incluso esta pagina que algunos advenedizos leen, y ahora te veo solo somos los dos, no cuenta tu enamorado ni mi amor por lo libros.


-Quieres jugar- me dice.


-Si.


-Y que quieres hacer.


-Algo que no hayamos hecho aun.


Ella me mira de una manera traviesa, me sonríe y sus ojos brillan, la ventana está abierta, ella se para camina unos pasos y cierra la venta. Miro su falda como se mueve, al ritmos de sus pasos, recuerdo que alguna vez toque sus piernas en plena clase de matemática, eran suaves, luego se volvió una costumbre, una costumbre que me gustaba, era un pervertido, y ella también y a pesar de que tenia pareja podría decir que le fue infiel a él y a los que siguieron, como lo fue conmigo así no hayamos tenido nuca una relación seria.


Ocupo su lugar en la carpeta, y al regresar se sienta en mis piernas, me mira y sigo normal.


-Te gusta niño travieso?


-Sí, bésame.


Me besa, sus labios tocan los míos delicadamente, ella empieza a desabotonar mi camisa, mete su mano, araña mi espalda.


-Me excitas.


- Acaso no quieres seguir niño, veo que algo en ti ha reaccionado- dice mirando mi pantalón.


-Sigue.


Toca suavemente el bulto en mi pantalón para yo cerrar los ojos. Abre pantalón y lo siguiente, es solo pasión, cuando logro acabar noto que alguien estaba en la ventana mirándonos, veo a Rebeca y no digo nada, ella se viste y por última vez me besa.


-Sabes niño tengo que irme, él me espera -al terminar besa su mano y sopla hacia mí.


*


No volví a ver a Rebeca un año después de terminar el colegio, y aunque solo conversamos no pude evitar besarla. Nunca llegamos a tener algo serio. Luego de eso no supe nada de ella, hasta el día de hoy 3 años después. Conversamos largamente por el Messenger lo más importante que me dijo fue:


-Te amo. Quisiera verte.


Durante todo el tiempo que estuvimos juntos “jugando” nunca había mencionado esa palabra, lo único que atine a decirle fue. Discúlpame pero, amo a otra persona. El contacto aparece como No Conectado y es posible que no pueda contestar.


2 Reacciones pervertidas:

Charro dijo...

Ostia! parece un relato erotico ... con un final de cuento chino... me agrado

Caƒeιnomana® dijo...

Ayyyyyv perver, con ese final le quitaste la emocion -.-

 

"Amor de medio tiempo" Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo