viernes, 28 de noviembre de 2008

"El tiempo se agota"

Mi vida para mi, no comenzó el primer día de clases. Para mi, mi vida escolar comenzó talvez un mes atrás, cuando por medio de mi madre conocí Brenda, a quien considero más que una amiga, una hermana, la hermana mujer que nunca tuve.

Brenda fue la primera persona del salón a quien conocí, sin aun haber ingresado al salón.
Fue así como paso el mes, y el primer día de clases había llegado, era lunes por la mañana, ya estaba vestido con mi uniforme, pase por el baño, y me preguntaba quien estaba en le espejo. Si era aquel tipo que dejaba compañeros o era aquel, tipo que no le importo nada y dejo todo para empezar una nueva vida.
El colegio estaba ahí frente a mi, ya lo había visto antes cuando vine a matricularme. Y como de costumbre llegue temprano, asustado me dispuse a ponerme en un rincón alejado de la gente.
- Veo que estas acá.
Era Brenda, ahora ya no me sentía solo, pasaban los minutos y la gente seguía llegando. A los minutos llego una chica y lego otra y las dos saludaron a Brenda, y sentía nostalgia, nostalgia de mis compañeros de mi otro colegio, de los que deje.
Luego de los abrazos del reencuentro me las presento, sus nombres eran: camelia y Yessenia, sin saber el futuro con el tiempo se cosecho una amistad duradera tan duradera que pasara el tiempo, y la distancia que nos separara en unas semanas. Fue así como se tejió la tela de la amistad, y los días pasaban, y llego el momento en que me sentía ajeno al salón, pues debo admitir que me costo tiempo acoplarme. Y fue así como conocí a Judith, una de las personas más inteligentes del salón junto con Camelia y Yessenia, cuando iba su sitio con la excusa de copiar de la pizarra, mientras Diana me decia que tenia cara de malo. Luego llegaron los chicos: Caballero, Reyes, Gutierrez, y los demás, y ahora ya no me sentía tan solo. Llego Mayra y sus ojos. Por ese tiempo Mayra se sentaba con Mayta, y debo admitir descaradamente que le hablaba a Mayta para poder hablar con Mayra. Y llegaron las semanas, y con ellas Lady, y aunque ella es un caso aparte la debo mencionar… la mejor persona que he conocido, así hallamos tenido algunos inconvenientes. Se fueron las semanas y dieron paso a los meses, Y llego Pilar con su mancha. Para poder hablarle a Pilar y compañía paso un tiempo, llegue a pensar que jamás nos hablaríamos. Luego se fueron acoplando los demas que por ser últimos no son los peores: Alata, Tabeada, Yoly Julio, y si me olvido a alguien que me perdone.
Así pasó el tiempo, y de conocer gente pasaron las anécdotas. Como cuando Brenda me hablaba del chico que le quitaba el aire mientras abrazaba su almohada, o Yoly y sus anécdotas con su enamorado, la integración a la banda de Julio, o las veces que Caballero hablaba como gaucho mientras chupaba un lapicero alucinando que era un cigarro o algo mas, las veces que me evadia de clase para irme a la biblioteca, claro que no solo. Las expociones, los trabajos, las tareas, las noches en vela, los profesores, son cosas que todos llevamos en el corazón.
Ahora mira a tu compañero de carpeta, contémplalo, pues será la última vez que lo veas, aquella persona con quien compartiste tus secretos, tus lágrimas, tus tareas, y quien sabe un examen. Mira a esa persona, porque ya no lo podrás ver, porque esta vez no habrá palabras como: “nos vemos el próximo año”, porque no habrá próximo año, porque ahora los caminos se separan para que cada uno haga el suyo propio. Sera la ultima vez que te pongas ese uniforme que tanto detestas, pero k luego extrañaras.

1 Reacciones pervertidas:

 

"Amor de medio tiempo" Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo