viernes, 19 de diciembre de 2008

"La estrella de Rebeca"

...Aldo caminaba perdidamente por Larco, sin saber como ni cuando, pero estaba allí, el sabia que tenia que salir de la monotonía de su hogar, de los gritos de su madre, y las veces que su padre le hacia acordar lo fracasado que era, no aguantó mas y salio. Pensaba para variar en Rebeca. Hacia mas de una semana que no la veía, no la llamaba por que sentía que si la llamaba la extrañaría mas, así que se trago su orgullo, y desistió de llamarla.
Al caminar por Larco veía los grandes edificios, las tiendas llenas de patucas con narices respingadas, probándose algún vestido, o señoras con algún sombrero pomposo, los caballeros de pipa de los cuales Aldo juraba que se habían perdido en el tiempo. Caminaba cabizbajo, mirando la vereda y la pista sorteando los carros, que a punta de insultos lo hacían salir de la pista. En resumen, Aldo era un despojo humano.
Dejaba Larco para meterse al parque Kennedy, para sentarse en el césped. Saco de su maletín, lo único que traía, un cuaderno donde escribía los post que luego publicaría, y un lapicero que le robo a su hermano, dibujo un boceto del ovalo de miraflores, que salio bien, pero no podía sacarse de su mente aquella mujer que nunca lo correspondió, bajo aquella avenida pedregosa que lo conduce a la playa, pasando por una discoteca homosexual, en la cual se tomo unas fotos hace años. Cada vez que baja por ahí, siempre tenía una mujer en la cabeza. Hace un año era Sofía su ex enamorada que se fue con su mejor amigo, y ahora Rebeca. Ya se hacia de noche, y no tenia miedo de que algo le pase, solo quería volverá ser ese tipo solo, deprimido, que escucha música clásica, y jazz a escondidas.
Se sentó en unas piedras, saco el cuaderno, y miro al cielo, ese cielo que pocas veces se ve despejado como ese día, en el cual se veían las estrellas. Al ver el cielo y sus estrellas, recordó aquel día en el paso una noche con Rebeca haciendo tareas, y al salir a su balcón vieron las pocas estrellas que se pueden ver en el cielo contaminado de Lima, y reconoció una estrella. Esa estrella era igual a la que había visto con Rebeca, y cuando le dijo que solo quería ser su amigo, que nada mas, que ya no la quería, y sea feliz.
Aldo dibujo el cielo, y fue de regreso, paso por ese hediondo puente, en el cual un pobre indigente estaba orinando. Aldo hubiera deseado que el indigente lo orine a el.

5 Reacciones pervertidas:

Anónimo dijo...

asuuu, que blog para mas aburrido... nunca mas volvere a visitarlo...

tammy dijo...

que persona más pelotuda la que escribió arriba. Esa clase de gente me saca de quiseo. ¿Si no le gusta para que firma? ¬¬
jajaja. muy lindo lo que escribiste... No quiero escribir nada más porque tengo miedo de lastimarte con lo que te pueda llegar a decir, para vos esto es un tema muy delicado. Admiro la facilidad con la que compartis todo esto con nosotros...
y... Tengo que reconocer que estoy un poco celosa de esa tal Cherry ¬¬ ¿quien es? jajaja. Soy muy poseciba... Yo te sigo desde antes! :P

tammy dijo...

Será que por decir las cosas que uno realmente piensa a veces termina lastimando a gente que no lo merece. Si queres te cuento el ejemplo específico... Siempre que te importe claro.
A parte, es difícil, por lo menos para mi, expresarme de esa forma tan abierta; a veces, es muy difícil poner mis pensamientos en palabras, aunque sé que esa es la manera más clara de saber que es lo que realmente uno piensa.

metódica dijo...

me gusta como escribes..
=P

hoyportimananapormi dijo...

bueno lucha asim podras convencerla

 

"Amor de medio tiempo" Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo