martes, 30 de diciembre de 2008

"La primera vez"


Sofía fue mi última pareja, una mujer única en su forma de ser, que me enseño como era la vida de verdad. Siempre fuimos una pareja dispareja. Ella la mujer relista, la que vive la vida como es, la mujer trabajadora, la mujer, mi mujer, pues aunque ya no estoy con ella y hayamos terminado de la peor manera, siempre será un pedazo de mi vida, aunque ella no lo quiera. Yo siempre fui el vagabundo, el que no le importaba nada, solo ella, el loco que la hacia reír a cada instante, y que no podía vivir sin ella, y cuando la tenia a su lado sentía que levitaba, se sentía Dios, y el ser mas feliz de este mísero mundo.
En el tiempo que estuve con ella que fue en el colegio, fui una persona aplicada en los estudios, ayudaba a ella en las cosas que pedían en el colegio, pues ella tenia otras cosas de las cuales ocuparse en su casa que la limitaban de hacer sus tareas. En esos momentos estuve con ella, y la ayudaba y hacíamos la tarea juntos.
Clase de ingles.
-Que te parece si vas a mi casa a hacer la tarea-le dije.
El profesor había dejado una tarea muy sencilla. Ese mismo día salía mi madre de paseo con mi hermano a Chosica, y yo aprovechándome de ese momento invite a Sofía a mí casa. Ese seria el día elegido por mí para hacerla mi mujer (aunque suene un poco machista). L a tarea era demasiado sencilla, pero yo abusando de la confianza que ella tenia hacia mi, le engañe diciendo que la tarea estaba sumamente difícil, sabiendo yo que la haría en menos de media hora.
Ella llego puntual. Yo había casado una pequeña botella de vino, aprovechando ya de la ausencia de mi madre. Empezamos primero por la tarea, mientras le explicaba le arrancaba un beso, y así paso un rato, y termine.
-Que, tan rápido?
-Bueno, es que cuando llegue a mi casa vi que estaba fácil.
- Bueno, entonces ya me voy. Te dejo.
-Pero… Porque. Mira acá tengo la botella de vino, y no la hemos probado.
Encendí la música, y tomamos unos tragos, nos pusimos a bailar (cosa que solo hago con mis parejas, o en muy rara vez).
Cuando el trago ya estaba en mi cabeza me di cuenta, de que ella también estaba encima mió. Nuestros besos apasionados, ella sobre mí pidiéndome que la hiciera mía. Yo jamás pensé en sexo o en placer cuando lo hicimos (no es la letra de Pedro Suárez Vertis), pero ella ya estaba desnuda sobre mi, y lo demás lo dejamos a nuestros cuerpos, nosotros éramos uno solo, nada mas.
-Mierda! Sofía, tocan la puerta.
Me vestí ligeramente, y era ella. Mi madre. Al abrir la pequeña ventana vi su rostro, y sus ojos iluminados por la poca luz que había en esa oscuridad nocturna. Vi su rostro cerré rápidamente la ventana, al voltear Sofía estaba atrás mió, al verme pálido (mucho mas que de costumbre) y me pregunta que pasaba. Que podía hacer en ese momento, en un segundo se me cruzaron millones de ideas en el cerebro de las cuales ninguna comprendía, en ese momento me acorde de la maldita puerta que da a la calle y que nadie usa. Seria una alternativa poco caballerosa, pero tenia esa alternativa, y la otra donde Sofía seria en cierto modo humillada por mi madre. Podía hacerme cargo de la botella de vino, ya que tenía un olor a trago único, capaz de embriagar a mí madre con solo olerme
- Sofía, mi madre ya llego.
-Pucha, ahora
-Ya, mira sal por la puerta que esta en el pasadizo. Cuando mi madre cierre la puerta tú sales.
Ella se alejo un poco nerviosa, pues era en cierto modo mucho más valiente que yo. Abrí la puerta y entro madre preguntado
-¿Por qué cerraste la ventana? Hueles a trago, has estado tomando.
Plamp! Sofía cerró la puerta, pero lo hizo tan fuerte que mi madre oyó el ruido.
- ¿Qué fue eso? ¿Quién salio por ahí?
-Nadie-conteste sumamente nervioso, con el temor de que mi madre saliera a cerciorarse de quien era la persona que salio por esa puerta. Y así lo hizo. Yo me interpuse, y ella dijo que fueron unos amigos míos los que salieron por ahí. Yo le di la razón.
Mi madre de luego me mando a arreglar el desorden de la casa, pero me quede con la satisfacción de que tuve por una tarde a la mujer que ame y quizá siga amando.
Al día siguiente en el colegio no hablamos nada al respecto, como si no hubiera pasado. Por eso la admiraba

7 Reacciones pervertidas:

david ricardo!!! dijo...

eso si es cierto no???

eso del vino funciona, no me des ideas!!!

una vez mi viaja me agarro asi... hice lo mismo, pero mi vieja si se dio cuenta... cosas que pasan... no dijo nada pero me miro enojada, hijito en mi casa no se hcen esas cosas!!!

feliz año!!!

tammy dijo...

jajaja se la banco demasiado bien esa chica. Yo hubiera hecho un escandalo, ni loca me voy por la puerta de atras... aunque si estubiese en esa situación no sé que haría. Y para el de la firma de arriba, el alcohol produce una especie de exitación, es cierto, a demás de hacerte olvidar de las preocupaciones.
para responder lo que firmaste en mi blog:
por supuesto que ya lo escuché y todo, pero más allá de eso, todavía no puedo perdonarlo. Me parece que alguien que hace algo así no tiene noción de nada. A caso vos llamarías a la mamá de un amigo diciendole que tu amigo se murió? pensalo así y te das cuenta que no tiene ni pies ni cabeza hacer esa clase de jodas. Talvez soy yo la que no entiende el cerebro de un hombre.

Ninfa Cafeinómana dijo...

jajajajaja! Cuando no el vino, te desinhibe de todo, trepador como el solo.

Las mejores y mayores locuras las cometi con vino.

Bueno si estuviera en esa situacion tmb hubiera salido por la puerta de atras.

PD: Gracias por el seguimiento :D

Ninfa Cafeinómana dijo...

Ah me olvide...

FELIZ AÑO!!! :D

Anónimo dijo...

loco te pasaste y no fuiste ala clausura no

N e p T u n i a dijo...

(consecuencias)

Buenos astros Pervertido Textual.!


[ Esto me atrajo mucho, amenazo con futuras visitas* ]


[ NepTunia ]

Pilarcita dijo...

Jajaja... menos mal que habia una puerta trasera... jajaja

 

"Amor de medio tiempo" Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo